Llantos a la entrada del colegio, miedo a dormir a oscuras, “vergüenza” con los desconocidos…si tienes contacto con niños, seguro que te suenan algunas de estas situaciones. A pesar de ser circunstancias sin aparente relación, todas ellas comparten una emoción común: el miedo.

¿Qué es el miedo?

El miedo es una emoción que presenta una finalidad adaptativa. En concreto, funciona a modo de alarma de situaciones potencialmente peligrosas facilitándonos nuestra supervivencia. A pesar de que el miedo se encuentra presente a lo largo de toda nuestra vida, las situaciones temidas varían con la edad siendo coherentes con nuestro desarrollo psicológico y con el contexto social y cultural en el que nos encontremos.

¿Cuáles son los miedos comunes en niños y adolescentes?

Etapa evolutiva

Miedos más comunes

Comentarios

0-12 meses

–        Pérdida de apoyo físico

–        Sonidos fuertes

–        Las alturas

–        Personas/objetos extraños

–        Separación

–        Objetos que aparecen súbitamente

El miedo a los extraños puede aparecer como timidez y/o sumarse al miedo a la separación.

1-2 ½ años

–        Separación de los padres

–        Extraños

–        Tormentas, mar

–        Pequeños animales (insectos,…)

El miedo a la separación de los padres se intensifica hacia los 2 años.

2 ½ -6 años

–        Oscuridad

–        Animales de manera generalizada

–        Quedarse solo/a

–        Fantasmas, monstruos

Predominan los miedos a seres imaginarios (fantasmas, monstruos,…) y aparecen los miedos a los animales salvajes.

6-11 años

–        Sucesos sobrenaturales

–        Heridas corporales

–        Daño físico

–        Salud, muerte

Adquieren relevancia los miedos tipo sangre-inyección-daño, y los miedos relacionados con el colegio (rendimiento académico, compañeros, aspectos sociales)

11-13 años

–        Escolares

–        Sociales

–        Económicos

–        Autoimagen

Se mantienen e incrementan los miedos sociales y escolares. Se inician los miedos sobre temas económicos y los miedos relacionados con el autoconcepto y autoestima.

13-18 años

–        Identidad

–        Rendimiento personal

–        Sociales

–        Académicos

–        Políticos

–        Económicos

Continúan los tipos de miedos característicos de la etapa anterior y aparecen miedos relacionados con el rendimiento personal, la identidad y las relaciones interpersonales (con los amigos, personas del sexo opuesto, etc.)

 

¿Cómo reaccionar ante estos miedos?

  • Ante el conocimiento de miedos en el menor, es importante vivir la situación con tranquilidad. De esta forma proporcionaremos seguridad al menor así como un ejemplo de cómo reaccionar ante los miedos.
  • Una vez creado un clima de seguridad y calma, es importante preguntarle al menor qué es lo que le produce miedo. Es importante mostrar una actitud comprensiva y cercana para que el menor no se sienta avergonzado sino escuchado y validado.
  • No fuerces al menor a que se enfrente a las situaciones que teme por la fuerza ni de golpe ya que esto no hará más que incrementar su miedo. Aliéntale a que se enfrente a sus temores de manera gradual y al ritmo que él marque. Aunque pueda haber retrocesos, no dejes de elogiar su conducta valerosa.
  • Enséñale maneras de contrarrestar su malestar cuando se enfrente a sus miedos. Una buena forma es enseñarle a relajarse a través del control de la respiración.

 

Sin embargo, cuando el miedo es tan intenso es importante acudir a un profesional ya que este puede llegar a constituir un trastorno fóbico que repercuta gravemente en el bienestar del menor así como en su área familiar, social y escolar.

 

Verónica Villapalos

Neuropsicóloga de Madrid

Colaboradora EDAI